Jardines y Paisajismo
626714179 / 626714216
Lun-Vier: 09:00 - 14:00 y 16:00 - 19:00
01 Dic 2018

Jardines con sello de autor

Los propietarios vuelven a dedicarle tiempo y dinero a sus jardines, tras unos años en los que este gasto ha estado de capa caída. Y lo hacen echando mano de paisajistas que aporten luz y color a sus parcelas, patios o áticos, optimicen sus espacios y rentabilicen sus inversiones de varios miles de euros. “Se nota un repunte de la demanda y una mejora en la valoración del diseño. Durante la crisis los servicios intelectuales han sufrido más que otros bienes tangibles, pero se ve un claro cambio de tendencia”, cree Roberto Román, fundador de Un Jardín para Mi, estudio de paisajismo especializado en diseño de jardines urbanos.

Según un estudio realizado por la plataforma online Houzz, más del 58% de los españoles — que se plantean o han realizado una reforma de la zona exterior— contrata a un profesional. Los paisajistas son los más solicitados (17%), seguidos por los jardineros o especialistas en el cuidado del césped (16%). “Se ha perdido el miedo, y lo que antes podía suponer un gasto y un control exhaustivo de cada partida, ahora se ha convertido en un disfrute y una inversión personal”,

23 Nov 2018

Un jardín japonés colgado entre los cuadros de un museo

Aunque lo relacionemos con la alta tecnología, el japonés es un pueblo que necesita estar en contacto con la naturaleza. Este museo de un remoto pueblo incluso la ha incorporado a su colección de arte

El Adachi Museum of Art, en Yasugi-shi, prefectura de Shimane (Japón) no es un museo cualquiera, aunque de lejos pueda parecerlo. Sus folletos informativos explican que el grueso de la colección la compone la obra de Yokoyama Taikan (1868-1958), la mayor figura de la pintura japonesa del periodo Meiji, anterior a la Segunda Guerra Mundial, reunida por el mecenas Adachi Zenko. Y que en el resto de las salas se puede ver pintura moderna, cerámica y tallas en madera de otros 37 artistas contemporáneos japoneses.

Para lo que no te prepara la información previa es para la mayúscula sorpresa que te llevas al entrar y ver que el museo está rodeado de un perfecto jardín japonés, uno de los más grandes y mejor cuidados del país, por el que no se puede caminar. El jardín y el propio edificio están diseñados para que los visitantes aprecien las maravillas de ese entorno natural a través de unos grandes ventanales que a modo de marcos engloban el paisajismo en las salas del museo. El jardín es una obra de arte y se observa desde el interior, como un lienzo más de la colección.